!Salgamos con GoAut!

Mi hijo Aspie de 15 años está a un mes de un viaje escolar por el cual dormirá fuera de casa 5 días. Es primera vez que estará tantos días sin nosotros, sin sus rutinas. El no quiere ir. Nosotros queremos que vaya porque ya ha viajado antes y siempre empujarlo a participar en estos desafíos ha resultado ser muy beneficioso para el. A decir verdad, ya habíamos hablado del tema con él y pensaba que estaba casi convencido pero el tenia su plan de escape! El gran PERO era un viaje aéreo y a el no le gustan ni las subidas ni las bajadas del avión. Tampoco le entusiasmaba la idea de que iba a una región de volcanes (le da absolutamente lo mismo la imponente belleza y dramáticos paisajes), así que decidí usar el flujo de mi app con el para probarla y este fue el resultado:

Escogí un momento en donde él estaba tranquilo, de buen humor. Para suerte nuestra el quería mucho un juego de computadora. Le dije que feliz podríamos comprarle juego como premio a su esfuerzo si aceptaba a que lo ayudara a prepararse para ir a su viaje de estudio. El enseguida se puso muy ansioso y comenzó a dar vueltas por la sala. Lo convencí de sentarse a mi lado y ver los detalles del viaje y le aseguré que iba a sentirse mejor al ver lo que tenía que enseñarle.

Lo primero que le mostré fue el mapa de Chile en la web, le enseñé donde estábamos nosotros (Santiago) y a donde iba él (Puerto Varas):

Distancia en auto: 1016,1 km.
Tiempo en auto: 10 horas y 43 min
Tiempo en avión: 1 hora y 45 min

Luego de ver el mapa, el seguía igual de ansioso pero podía seguir escuchándome. Luego le mostré en detalle el itinerario de viaje que incluía visitas culturales, almuerzos, paseos a la nieve, al volcán, ohhh, al volcán!!! (entró en pánico).

Luego del itinerario le mostré fotos del hotel donde se alojarían. Tenía hasta piscina temperada lo cual podía ser un gran gancho para él, sobre todo tomando en cuenta que estábamos apenas saliendo de invierno, pero creo que a estas alturas es muy probable que mi información fuera solo ruido para sus oídos.

Le repasé las personas que estarían en el viaje con el. Sus profesoras, sus compañeros de clases de hace 10 años, los guías especialistas en la zona cuya función, además de la pedagógica, era velar por la seguridad de todos los chicos y chicas que estaban viajando.

Por último le dibujé una de mis técnicas que más adelante desarrollaremos en Spectrum Aid, que básicamente es mostrarle visualmente que la actividad desconocida que va a realizar eventualmente finalizará y el volverá a su sitio de confort. Es un dibujo muy sencillo que en realidad le habla a su inconsciente. Lo he hecho muchas veces y siempre funciona.

Al final de toda esta sesión mi Nico lloraba. No estaba contento con la idea de ir y seguía angustiado. Por un momento pensé que iba a ser imposible convencerlo y le dije que lo conversáramos nuevamente cuando se sintiera listo. Aun faltaba mas de un mes así que tendría tiempo suficiente para volver a sacar el tema y le di un super abrazo (se deja abrazar por mi) y en general lo estuve conteniendo durante el día cuando veía que lo necesitaba.

Al día siguiente al volver de clases me preguntó en que habíamos quedado con su regalo. Su angustia de ayer se había aplacado por completo. Yo le dije que se lo iba a comprar si se abría a la posibilidad de ir al viaje. A la posibilidad de dejarme ayudarlo a obtener las herramientas que le permitirían viajar. Le dije que abrirse a la posibilidad era estar atento y dispuesto a aprender y aplicar las técnicas que le estaba enseñando con lo cual el viaje podría darse de una manera mas natural que si el se ponía en actitud de «no voy a poder». Ahí ademas fue capaz de contarme a que le tenia miedo (a su seguridad: volar y a los volcanes) con lo cual pude contenerlo y hablarle sobre hechos muy concretos (es mas seguro volar en avión que andar en auto y si hay actividad volcánica ellos serian alertados).

El flujo de GoAut abrió la posibilidad de comunicación entre los dos. Me dió la posibilidad de mostrarle todas las posibles situaciones que sin el poder ponerle nombre le creaban angustia y al poder conversarlo le dio la seguridad que necesitaba para poder ir al viaje con mas confianza.

UN MES MAS TARDE…

Falta sólo un dia para el viaje. Ayer Nico salió con su padre a comprar ropa para el frío y se le ve contento, listo para una nueva aventura que de seguro lo trae de vuelta mucho mas independiente y empoderado que hace un mes atrás.